Traductor

sábado, 30 de marzo de 2013

miércoles, 27 de marzo de 2013

Lagarto que andas dormido...


Lagarto que andas dormido,
luciendo tu piel mestiza,
tu dentadura quebrada,
y tus manos  deformadas
con tus garras maniatadas.

Lagarto que navegas sin rumbo
bajo  los rayos de esa luna de mentiras,
de promesas incumplidas,
de patria como la muerte,
de: “Conmigo o contra mi,
 porque aquí sólo Yo mando!".

Lagarto que flotas triste,
al paso de la corriente,
 en ese   mar de desconsuelo,
al que le diste  tu vida,
para  hoy andar así, a la deriva:
Sin pan, sin techo, sin aliento,
sin una tenue esperanza
 de alcanzar lo prometido.

Lagarto que vas dormido,
¡qué tristes señas me mandas!,
flotando así, tan perdido,
tan lejos, tan maldecido,
que ni el perdón de Dios te alcanza.

Lagarto, tú dueles mucho,
por esa maldita maña
que tienes de arrastrarte,
de cambiar tu piel mestiza,
bailando con los acordes
de esa comparsa macabra,
que se  adueñó de los hilos
que tejen tu vida amarga.

Lagarto, no sé qué pasa,
que yo no puedo olvidarte.
Con todos esos achaques
de tu vida miserable,
te perdono los insultos,
las amenazas de muerte,
que alguna  vez me gritaste,
cuando paseabas ufano
tus dientes recién pulidos,
y tus garras afiladas.

Lagarto verde rojizo,
amapolas amarillas, 
blancas, azules o verdes
se acercarán a tu orilla,
para arrastrarte con ellas,
más allá de las lagunas,
de ese mar de desconsuelo,
de esa luna de mentiras,
de esos  sueños y quimeras
tan lejanos, tan lejanos,
 que nunca vendrán a  tus manos


Amapolas multicolores
teñirán tu piel mestiza
con la moda  de estos tiempos,
inyectarán sangre de cambios
en tus venas angostadas,
y tejerán nuevas redes
para que en ellas descanses,
o te darán cimientos indoblegables
para que en ellos te levantes. 

Lagartoqué pena siento,
al verte así tan dormido,
tan huérfano de tu destino,
tan sin nada,
tan  sin aquello,
tan sin ésto,
tan sin lo otro,
tan sólo con tu desgracia.

Lagarto que vas dormido,
lagarto triste flotando,
en ese mar tan aciago,
bajo  esa luna quebrada
que grita tu piel mestiza-ceniza,
tan maltrecha y acabada
que das pena de ti mismo.
¡Pobre animal camuflado,
encadenado y sorbido
al vaivén de la deriva...


¡¿Cuándo abrirás los ojos,
infeliz  lagarto dormido?!
¡Qué triste vida has llevado!
¡Qué triste rumbo has cogido!
¡Qué triste, 
qué lamentable
tú  continuas dormido,
atrapado por las  rutas del engaño!

Esperanza E Serrano
Land O´Lakes
Florida /2012

viernes, 22 de marzo de 2013

Muere Bebo Valdés, el gran pianista cubano


MADRID (AP) — Bebo Valdés, el gran pianista y arreglista que a principios de los años 50 tuvo "el honor de hacer el primer jazz de Cuba", falleció. Tenía 94 años Valdés murió el viernes en Suecia, donde vivió más de 40 años, confirmaron a la AP la Sociedad General de Autores Españoles y la publicista de su hijo, el también afamado músico Chucho Valdés, sin especificar la causa."Consulté con la esposa de Chucho y me confirmó que Bebo falleció hace unas dos horas en Suecia", dijo la publicista Cindy Byram a The Associated Press. "No estaba en condiciones de discutir más que eso, así que desafortunadamente no puedo proporcionar más detalles".
Chucho Valdés, radicado en su natal Cuba, se encontraba en España pero no pudo ser localizado de inmediato. Hace unos años padre e hijo realizaron una gira española para celebrar las nueve décadas de vida de Bebo.
Nacido el 9 de octubre de 1918 en la población cubana de Quivicán, Dionisio Ramón Valdés Amaro, su verdadero nombre, estudió música en el Conservatorio Municipal de La Habana y trabajó como arreglista para la emisora Radio 1010, propiedad del Partido Comunista.
En 1948 inició una década de éxitos como arreglista y pianista del famoso club Tropicana, lo que consideraba como "el momento decisivo" de su carrera, entre otras cosas porque le dio la oportunidad de viajar por el mundo. Y en 1960, poco después de que Castro asumiera el poder, decidió dejarlo todo y abandonó la isla por México.
Eventualmente fijó su residencia en Suecia, aunque en el 2007 se mudó temporalmente al pueblo andaluz de Benalmádena, en la Costa del Sol española.
"No me gustaba el régimen y no me gusta. Por eso me fui y por eso no vuelvo" a Cuba, aseveró en una entrevista con la AP en el 2005 en la que reconoció que fue la decisión más difícil que tuvo que tomar en su vida.
Aunque vivió décadas alejado de su patria, siempre se mantuvo fiel a sus raíces. Al menos musicalmente.
"Siempre me he inspirado, desde que me fui de Cuba, en el sabor de mi tierra", aseguró el ganador de múltiples premios Grammy y Latin Grammy, entre otros reconocimientos.
El incansable músico produjo decenas de discos hasta el último momento. En el año 2000, el director español Fernando Trueba lo convirtió en el eje de su cinta musical sobre el jazz "Calle 54". Poco después, obtuvo gran éxito con el álbum "Lágrimas negras", grabado con el cantaor de flamenco Diego "el Cigala". Además, protagonizó el documental "El milagro de Candeal", rodado en la favela brasileña de Candeal junto Carlinhos Brown.
"Duelo para la música por Bebo Valdés, se nos fue el más grande", escribió "El Cigala" en su cuenta de Twitter.
A los 90 años se midió nuevamente por un Latin Grammy, junto con Javier Colina, en la categoría de mejor álbum instrumental por "Live at The Village Vanguard".
"Yo nunca espero las nominaciones y, por eso, siempre son doblemente agradecidas", expresó a la AP en octubre del 2008.
Valdés continuó tocando el piano casi todos los días de su vida, sin perder nunca "el amor por la música" ni su chispa de picardía.
Su último disco fue "Bebo y Chucho Valdés juntos para siempre", en el que padre e hijo repasaron el repertorio y los ritmos de la música cubana.
Al preguntársele cuál era el secreto de la longevidad cuando cumplió sus nueve décadas de vida, respondió en e-mail desde España: "Si te lo digo, no es secreto... (risas). Pero, entre nosotros, ni fumo, ni bebo".
Dijo que la mayor dificultad de haber llegado a los 90 era "padecer enfermedades propias de mi edad". Y la mayor satisfacción "haberme curado para seguir tocando el piano y que a la gente le guste".
A la generación de relevo le dio el mismo consejo que a él le dio su madre: "Aplicarse para salir adelante y que crean en el Espíritu Santo, porque te limpia y te transforma para mejor".
También expresó que quería ser recordado "con el corazón" que había puesto cuando hacía música.



 http://voces.huffingtonpost.com

jueves, 21 de marzo de 2013

Hable inglés sin vergüenza.



Por Esteban Fernández


¿Cuándo usted habla inglés? La respuesta es muy sencilla: Usted habla el idioma de Shakespeare desde el mismo instante en que pierde la vergüenza y el complejo y se lanza a hablarlo.


¿Tiene pena a que se burlen de usted? Bueno, vamos a partir de la base que los norteamericanos jamás se ríen de usted. Los que se burlan, a veces, son los otros comebolas hispanoparlantes que sólo saben un poquito más que usted, y con esos no debe hablar Inglés. Ignórelos. La cosa más tonta del mundo son dos personas del mismo origen hablando inglés. Eso es totalmente innecesario y ridículo. Igualito que es un grave error hacer el amor en Inglés: No es lo mismo que una mujer le diga: "Oh, my God!" que en cubano: "¡Qué rico, papi!"...

Yo trabajé 14 años de “Manager” de una Casa de Cambios de Cheques y jamás le permití a un cliente o compañero de trabajo que hablara español intercambiar una conversación conmigo en el idioma ajeno. Yo tengo dos hijas nacidas y criadas en U.S.A. y nunca les he hablado inglés. Jamás.

En ese sentido los americanos son estupendos. Lo primero que hay que hacer con ellos es decirles inicialmente: “I am sorry, I don't speak English very well”. Es decir: “Lo siento mucho, yo no hablo Inglés perfectamente bien”.

Y ahí, inmediatamente, todos los norteamericanos se derriten y se desviven en comprendernos y hacernos creer que hablamos perfectamente el idioma de ellos. Nunca se burlan de usted.

Yo conozco una señora que lleva 63 años en este país, vino antes de la debacle, y todavía no habla ni una papa de inglés. No le da la gana. Sin embargo, un francés-cubano llamado Germán Labat llegó a California siendo un hombre de avanzada edad y de haber perdido una fortuna en Güines y andaba el día entero con un pequeño diccionario en la mano, jamás hablaba de su pasado glorioso sino del prometedor futuro, fue a trabajar en un restaurante y antes de dos años ya conversaba y entendía el Inglés.

El cine y la televisión en inglés son maestros ideales. Sobre todo los noticieros americanos donde se habla la lengua a la perfección. Si se dedica a ver y oír las telenovelas no hablará nunca el inglés y se empobrecerá el español. Posiblemente se quede mudo.

Todo está en meterse en la cabeza que usted habla inglés y no sentir timidez al entablar diálogos con los nativos de este país. Cuando llegué a los Estados Unidos me quedé en la casa de mi mejor amigo y un día su mamá, que solamente llevaba unos meses en los Estados Unidos, me pidió que la acompañara a la carnicería. Le pregunté: “Señora ¿y el carnicero es cubano?"... Y me dijo: “No, es americano, pero yo me entiendo perfectamente bien con él”. Llegó allí y le dijo: “Dos libré de jamoné, una de palomillé por favoré”. El carnicero americano le respondió: “O.K. son dos dolaré” Y yo me quedé frío de lo pronto que Lola había dominado el idioma...

Sin embargo, una maestra que me había dado clases de inglés en mi pueblo, llegó California y me decía: “Que va, aquí el Inglés "americano" es diferente al que yo sabía y enseñaba en Güines” y tuve un par de veces que servirle de intérprete. Yo le decía en broma: “Usted me engañó” y me contestaba: "No, lo que pasa es que me da pena hablarlo aquí”...

La verdad, donde único yo me cohíbo y me acomplejo es cuando me han invitado a la radio americana a hablar de alguna gestión anticastrista. Ahí sí que no me lanzo porque temo decir alguna palabra mal dicha y que eso perjudique la sagrada causa cubana. Siempre le cedía la oportunidad a Jorge Más Canosa, a Pepe Duarte, a Hugo Byrne, a Ásela Gutiérrez Kan quienes hacían un papel mucho mejor que yo.

Ah, y no le tenga miedo a tener “acento cubano” que en realidad les encanta a las americanas. Recuerdo que yo comencé a gustarle a una compañera de trabajo norteamericana después que vio la película “Scarface”. Me decía con dulzura: “Tú suenas igualito que Al Pacino”...Y entonces en lugar de suavizarlo lo que hice fue acentuar mi acento cubique... Recuerdo que yo imitaba a "Tony Montana" diciendo: “I was a political prisoner from Cuba”...

Y eso no es nada nuevo porque hubo una época remota en que las americanas estaban encantadas con el acento santiaguero de Desi Arnaz (Ricky Ricardo) en "I Love Lucy".

Y por último, jamás se ponga (aunque lleve 100 años en este país) parejero, ni atrevido, ni querer emular o superar a un americano hablando el lenguaje de ellos. Porque entonces sí que el nativo se cierra, no entiende, se pone bruto y lo único que dice es: “I don't know what you mean”. Eso quiere decir: "No te entiendo un carijo"...

Es decir que la mejor forma de ganarse y comenzar una conversación con un americano es decirle lo que todo cubano aprendió en Cuba: “Sólo sé que Tom is a boy and Mary is a girl”. Y ahí todos los americanos se van sentir a gusto con usted. Y si quiere enamorar a una americanita dígale: "You Jane, mi Tarzan!!!!!!!"...


http://nuevoaccion.com/

jueves, 14 de marzo de 2013

El Papa Francisco rompe moldes:viaja en microbús, recoge sus maletas y paga sus facturas.

La falta de parte de un pulmón no limita su capacidad de trabajo

El Papa Francisco rompe moldes: va en microbús, recoge sus maletas y paga sus facturas
efe
Por: JUAN VICENTE BOO, Corresponsal en el Vaticano
En las primeras horas de Pontificado, el Papa Francisco –que ha tomado sólo ese nombre, por lo tanto no es Francisco I- ha roto moldes a un ritmo sin precedentes, que permiten esperar un fuerte impacto en el corazón de los fieles de todo el mundo y en el estilo de la Curia vaticana a partir de ahora.
La primera sorpresa fue la noche del miércoles. De regreso a Casa Santa Marta, el Papa Francisco se negó a utilizar el automóvil del Santo Padre y se subió a un microbús con otros cardenales, como había estado haciendo en los días del Cónclave.
El jueves, en su primera salida fuera del Vaticano para ir a rezar a la basílica de Santa María la Mayor a las ocho de la mañana, el Papa utilizó un Volkswagen negro de la Gendarmería vaticana en lugar del coche oficial, un Mercedes bastante más grande.
En el camino de regreso al Vaticano dio otra nueva sorpresa. Se paró en la Casa del Clero, cerca de Piazza Navona, para recoger su equipaje en la residencia que había utilizado durante las reuniones de cardenales anteriores a su entrada en el Cónclave.
Pero hizo todavía algo más. Como en todas sus estancias anteriores en esa casa, fue a la oficina de administración a pagar su factura. Todo un mensaje sobre el modo de comportarse de quienes gobiernan.
Los acompañantes y la escolta en esa primera salida fueron reducidos al máximo. La mayor parte de la gente no podía imaginar que el nuevo Papa estaba moviéndose en medio del tráfico de Roma.
No era una casualidad. Es un nuevo estilo. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, manifestó que «la escolta de seguridad está al servicio del Papa y no al revés. Por lo tanto se adaptan al estilo pastoral que el Papa prefiera».

La naturalidad de su primer día

El mundo entero se había dado cuenta de que este Papa es diferente ya en su primera salida al balcón de la basílica de San Pedro. En lugar de dar inmediatamente la bendición, el Papa Francisco pidió la oración de los fieles y se inclinó ante ellos. Tan sólo después impartió la bendición «Urbi et Orbi».
Su nombre -sin precedentes y sin numeral-, su modo de moverse con libertad y sencillez, la llamada telefónica inmediata a Benedicto XVI -a quien piensa ir a visitar dentro de unos días-, e incluso la hora temprana en la que se desplazó a la basílica de Santa María la Mayor –en la que entró por una puerta secundaria- marcan un claro cambio de estilo.
Sus colaboradores lo están estudiando con el máximo interés. La Curia vaticana tendrá que adaptarse a una nueva actitud de sencillez, y el ejemplo del Papa será útil a eclesiásticos de todo el mundo.
El portavoz del Vaticano informó que la falta de una parte de un pulmón, extirpada hace cuarenta o cincuenta años «no disminuye la capacidad de trabajo del Papa Francisco», como saben quiénes le han conocido a lo largo de su vida.
Precisó también que habla cinco idiomas: español, italiano, alemán, inglés y francés. Naturalmente, practicará el portugués antes de ir a la jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro. Y, por supuesto, viajará en algún momento a Argentina, igual que sus dos predecesores visitaron, en cuanto les fue posible, sus países de origen.
......

Un jesuita humilde que busca la compañia de los necesitados

Por: J. V. Boo/ M. Á. Barroso / Ciudad del Vaticano

El cardenal Bergoglio, principal rival de Joseph Ratzinger en el Cónclave de 2005, siempre ha preferido la sotana negra a la púrpura y ha predicado la justicia social

Fuera de las listas de papables que han circulado con profusión durante los últimos días en los medios de comunicación, a pesar de que en el Cónclave de 2005 fue el principal rival de Joseph Ratzinger en todas las votaciones, al arzobispo de Buenos Aires no se le ha subido la púrpura a la cabeza. Jorge Mario Bergoglio (Buenos Aires, 17 de diciembre de 1936) es hijo de un inmigrante italiano obrero ferroviario. Después de diplomarse en Química entró en el noviciado de los Jesuitas y se ordenó sacerdote a los 32 años. Posteriormente amplió estudios en Chile, España y Alemania. Aunque forma parte de la Compañía de Jesús, reconoce que «algunas cosas me gustan y otras no».
Con sólo 35 años fue nombrado provincial de Argentina y, durante la dictadura, salvó a algunos de sus hermanos jesuitas secuestrados por la Junta militar. Nunca criticó a los militares en público, pero intercedía en privado, y logró salvar a muchos civiles, ganándose el respeto de las madres de la Plaza de Mayo. En 1980 dimitió del cargo de provincial en desacuerdo con la línea del padre Arrupe, que consideraba demasiado abierta a la teología de la liberación. Se retiró a un convento, reanudó sus estudios y pensaba trasladarse a Europa cuando el arzobispo de Buenos Aires, Antonio Quarracino, lo llamó en 1992 como obispo auxiliar.

Un pastor políglota y austero

En 1998 se convirtió en arzobispo y Juan Pablo II lo nombró cardenal en 2001 con el título de San Roberto Belarmino. Como reflejo de su austeridad, en aquel momento no se compró una nueva vestimenta, como suele ser habitual en estos casos, sino que ordenó arreglar la que usaba su antecesor. De 2005 a 2011 fue presidente de la Conferencia Episcopal Argentina. Habla italiano, inglés, francés, alemán y, naturalmente, español. El ser ítalo-argentino le hacía papable en 2005, pero tenía en su contra ser el primer Pontífice iberoamericano y el primero de la Compañía de Jesús. Dos listones que Bergoglio ha saltado ocho años después.
Aunque trabajaba en el palacio arzobispal, vivía solo con la máxima frugalidad en un pequeño apartamento al lado de la catedral de Buenos Aires, donde solía acudir a confesar. Desde la ventana de su piso fue testigo de la violencia que se vivió en la Plaza de Mayo durante la crisis financiera y política de diciembre de 2001 que desembocó en el «Corralito». Indignado, llamó al ministro del Interior para pedirle que diera instrucciones para que los agentes diferenciaran entre activistas y ahorradores que reclamaban por sus derechos. En 2004, tras la tragedia de la discoteca Cromañón del barrio de Balvanera (Buenos Aires), donde un incendio acabó con la vida de casi 200 personas, recorrió los hospitales de la ciudad para acompañar a los familiares de las víctimas.

Momentos difíciles

Se acuesta y se levanta muy temprano. Siempre ha preferido, en la medida de lo posible, vestir la sotana negra de sacerdote en lugar de mostrar la púrpura de cardenal. Su sede de Buenos Aires ha pasado momentos políticos y económicos difíciles, en los que Bergoglio mantuvo las distancias con los sucesivos políticos al tiempo que predicaba el mensaje de justicia social de Juan Pablo II. «La deuda social es inmoral, injusta e ilegítima», dijo en un discurso sobre la pobreza. «Los más pobres, para los suficientes, no cuentan».
Celebra los oficios de Jueves Santo con los necesitados, lavando los pies a enfermos de los hospitales, presos de las cárceles o mendigos de los refugios. Este perfil explica por qué ha tenido tantos apoyos en los dos últimos cónclaves hasta llegar a ser el sucesor de San Pedro.
Poco amigo de las apariciones en los medios, ha tratado de mantener un bajo perfil público. Fue de los pocos cardenales que cuando llegó a Roma para la elección del Papa no se subió a vehículos oficiales. Aunque goza de buena salud, sufre problemas respiratorios tras la pérdida de un pulmón en una intervención quirúrgica. Preocupado por la educación, una de sus prioridades ha sido dedicar los esfuerzos de la iglesia argentina a los centros educativos y no solo a los concertados católicos.
El nuevo Papa es un amante de los autores clásicos, disfruta del tango y no oculta su pasión por el fútbol, en especial por el San Lorenzo de Almagro. Parece lógico al haber nacido en un país donde el fútbol ha inspirado, incluso, una «iglesia maradoniana». El equipo de sus amores fue fundado por el padre Lorenzo Massa en 1908. El centenario se conmemoró con una misa oficiada por él. En distintos actos recibió camisetas de los jugadores y hasta el carné de socio. Él mismo recordó que su padre fue jugador de baloncesto en el club Boedo, por lo que frecuentaba las instalaciones del Cuervo, sobrenombre del San Lorenzo.

Lector de clásicos

La prensa argentina destaca que, en sus homilías, ensalza el sentido de la patria y las instituciones, y es un apasionado lector de Dostoievski, Borges y otros autores clásicos. Es miembro de las congregaciones para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para el Clero, para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; del Pontificio Consejo para la Familia; de la Pontificia Comisión para América Latina.
Como se apuntaba al principio, su nombre jamás sonó entre los papables de este Cónclave, pero Bergoglio fue muy protagonista en el que se clebró en 2005 para nombrar sucesor de Juan Pablo II. Según se supo unos meses después de la elección de Benedicto XVI, el cardenal Ratzinger fue abrumadoramente favorito desde el principio y ganó votos en cada escrutinio hasta superar, en el cuarto, el listón de los dos tercios.
La gran sorpresa es que su rival más cercano no fue el cardenal Martini, sino el también jesuita Bergoglio, en quien se concentraron los votos del frente opositor a Ratzinger. Igual que el entonces cardenal Decano, Bergoglio fue ganando apoyos en los tres primeros escrutinios, pero insistió en pedir que no le votasen y dio a entender que no aceptaría ser Papa, por lo que, a la cuarta votación, el desplazamiento de parte de su base elevaba a Ratzinger hacia el Pontificado. Eran las cinco y media de la tarde del martes 19 de abril de 2005. Los cardenales electores rompían en un gran aplauso y el recién elegido bajaba la cabeza, doblegado por el peso de la tarea.
El relato publicado septiembre de 2005 en la revista bimensual de geopolítica «Limes» se basó en el diario escrito por uno de los participantes en el Cónclave, probablemente italiano a juzgar por sus comentarios y los errores en los nombres de algunos cardenales iberoamericanos. Aunque no se revela su identidad, los vaticanistas de los principales diarios italianos valoraron la información como solvente.
A las seis de la tarde del 18 de abril, tras la primera votación, una «fumata negra» confirmaba un primer escrutinio sin que ningún candidato superase los dos tercios de los votos. Fuera de la Capilla Sixtina nadie imaginaba que el resultado era sorprendente. Carlo Maria Martini, abanderado de los opositores a Ratzinger, no había quedado segundo, sino tercero, y su imagen se desvanecía ante la de Bergoglio, el hombre tímido y sencillo que llevaba varios días intentando, sin éxito, hundir su propia candidatura.

De sorpresa a realidad

Durante el pre Cónclave, su portavoz, Guillermo Marcó, repetía que Bergoglio «no considera posible de ninguna manera» el ser elegido. La retirada de Bergoglio parecía reforzar las posibilidades de los otros iberoamericanos favoritos: el hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga o el brasileño Claudio Hummes. Como se esperaba, Ratzinger, con 47 votos, encabezó el escrutinio, pero todo lo demás fueron sorpresas. El segundo fue Bergoglio, con 10 votos; seguido de Martini con 9, el vicario de Roma; Camillo Ruini, con 6, y el secretario de Estado Angelo Sodano con 4.
El autor del diario escribió: «Lo miro mientras va a depositar su voto en la urna sobre el altar de la Sixtina. Mantiene la mirada fija en la imagen de Jesús que juzga las almas al final de los tiempos. Su rostro refleja sufrimiento, como si implorase: Dios mío, no me hagas esto». El segundo escrutinio concluye con un 65-35 a favor de Ratzinger, mientras el tercero arroja 72 a 40. En la pausa del almuerzo del martes 19, Bergoglio volvió a insistir en que no se consideraba candidato. Poco después, la primera votación de la tarde terminaba en 84-26. Era, por fin, la «fumata blanca». Un humo que ayer anunció que el segundo de 2005 ha sido el primero de 2013.
 

jueves, 7 de marzo de 2013

Atahualpa Yupanqui no se dejó engañar por Fidel Castro


LA HABANA, Cuba, marzo, www.cubanet.org -Todo cubano que aprecie el buen arte musical puede que lamente lo poco que ha podido escucharse en nuestros medios de difusión al muy célebre cantautor argentino Atahualpa Yupanqui. Incluso pueden preguntarse por qué este hombre, famoso defensor de los humildes y enemigo de las dictaduras, no visitó Cuba a partir del triunfo revolucionario de 1959, pese a que por aquellos años encabezara el Movimiento de la Nueva Canción Latinoamericana, como protesta social a las injusticias que ocurrían en su país.
Entre los cien personajes famosos que visitaron La Habana a lo largo de casi 500 años, según la compilación  del investigador literario Leonardo Depestre Catony (100 famosos en La Habana, Editorial Ciencias Sociales, Ciudad Habana 1999), no aparece Atahualpa Yupanqui, ni muchas otras personalidades del arte que dejaron de venir a Cuba cuando ésta se convirtió en ¨la isla de Fidel Castro¨.
Razones hay muchas, si indagamos en la vida de Atahualpa Yupanqui -en quechua, el que viene de tierras lejanas para decir algo-, seudónimo de Héctor Roberto Chavero Haram, excepcional hombre que a lo largo de su larga vida fue boxeador, maestro de escuela, periodista, escritor y –conocedor profundo de las culturas aborígenes- el más importante exponente del folclore argentino, con más de 300 composiciones musicales.
Varias veces fue a la cárcel bajo el gobierno peronista, que prohibió sus canciones. Contó en una ocasión que, cuando estaba afiliado al Partido Comunista, los verdugos de Juan Domingo Perón pusieron sobre su mano derecha una máquina de escribir, se sentaron sobre ella, saltando, porque querían romper su mano, sin percatarse del detalle de que él tocaba la guitarra con la izquierda, porque era zurdo.
Luego se refugió en Francia, y fue allí, en 1952, donde se convirtió en un enemigo de las dictaduras y del comunismo. Seguramente por eso no visitó Cuba durante la dictadura de Batista, y mucho menos bajo la de Fidel Castro, donde se fusilaba a cientos de cubanos en la Fortaleza de la Cabaña y cientos de miles de familias, pertenecientes a todos los estratos sociales, huían despavoridas en busca de libertad en otras tierras.
Atahualpa Yupanqui se convirtió en otro de los muchos artistas ausentes. El ¨agudo observador del paisaje y del ser humano¨, como se le llamó, recordaba la opinión del poeta mexicano Octavio Paz, cuando dijo que ¨las revoluciones son fenómenos traumáticos que comienzan con una promesa, se disipan en violenta agitación y se congelan en sangrientas dictaduras¨. Por los años sesenta realizó una de sus  giras más prolongadas y exitosas por decenas de países, en la cual Cuba no figuraba.
Todos los que somos septuagenarios, lo recordamos cantando a diario en nuestras emisoras radiales durante los años cincuenta, mientras los más destacados artistas de nuestra música interpretaban aquellas inolvidables melodías suyas como las milongas Los ejes de mi carreta o Camino del indio, entre muchas otras.
Atahualpa prefirió cantar con Edith Piaf en París, en vez de hacerlo con Carlos Puebla en La Bodeguita del Medio. Prefirió que el gobierno francés lo condecorara como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, a ser invitado por el gobierno castrista. Murió cantando en Nimes, Francia, en 1992, después de presenciar, sin ningún asombro, el desmerengamiento del comunismo soviético.